Patrimonio de la humanidad

De México para el mundo

¿Sabías que México es el país de América con más sitios patrimonio de la humanidad? Conoce los sitios reconocidos como patrimonio cultural, patrimonio natural y patrimonio mixto.

¿Qué encuentras en esta página?

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESO), se fundó desde 1945 como un organismo especializado de la ONU para contribuir a la paz y a la seguridad en el mundo mediante la educación, la ciencia, la cultura y las comunicaciones.

La UNESCO orienta a los pueblos para lograr una gestión más eficaz de su propio desarrollo, a través de sus recursos naturales y valores culturales, buscando modernizar y hacer progresar a las naciones del mundo, sin que pierdan su identidad y la diversidad cultural que los conforma.

En la Convención de 1972 para la Protección del Patrimonio Mundial Cultural y Natural, los países participantes establecieron que ciertos lugares del mundo con un valor excepcional para la humanidad serían considerados patrimonio común de la humanidad y éstos serían protegidos y conservados bajo ciertas condiciones por los Estados miembros.

Lista de los sitios patrimonio de la humanidad en México

Las listas no siempre son divertidas o interesantes. Sin embargo, esta lista de los sitios patrimonio de la humanidad en México es una verdadera joya.

En México contamos con 35 sitios que han sido declarados Patrimonio de la Humanidad y es el país americano con mayor número de lugares que comparten este estatus.

¡Explora cada uno de los sitios y visitalos todos! y no olvides seguir nuestras recomendaciones para viajar mejor.

Sitios Patrimonio de la Humanidad – Cultural

1.      Paisaje del agave y las antiguas instalaciones industriales de Tequila, Jalisco (Patrimonio cultural 2006)

El paisaje agavero que se extiende alrededor del volcán de Tequila y valle del Río Grande, tiene una superficie de casi treinta y cinco mil hectáreas en las que se cultiva el aromático agave Tequilana Weber Variedad Azul con el que se elaborara la emblemática bebida mexicana que de acuerdo con la leyenda fue un regalo de la hermosa diosa Mayahuel. La región expresa mexicanidad en sus coloridos e industriosos pueblos como Tequila, Magdalena, Metzatlán, Ahjualulco, Arenal, Etzatlán, Amatitlán y Teuchitlán, así como en el centro ceremonial de Guachimontones, un antiguo asentamiento prehispánico.

Pueblos Mágicos Tequila

2.      Sistema hidráulico del acueducto del Padre Tembleque, Estado de México e Hidalgo (Patrimonio cultural 2015)

En la meseta central mexicana entre los estados de México e Hidalgo, se construyó el siglo XVI el imponente complejo hidráulico a iniciativa del fraile Tembeleque. El acueducto comprende una zona de captación de aguas y fuentes, una red de canales, un conjunto de depósitos y una serie de puentes que combinan métodos de construcción europeos con técnicas locales que utilizan cimbras de adobe que nos invitan a pasear por el tiempo y sentir el cantar del agua que fertiliza la tierra.

3.      Zona de Monumentos Arqueológicos de Xochicalco, Morelos (Patrimonio cultural 1999)

En el municipio de Miacatlán, Estado de Morelos, se encuentra la zona arqueológica de Xochicalco, que funcionó como un centro político, religioso y comercial fortificado, que es reconocido como uno de los principales observatorios del movimiento del sol. Característico del turbulento período llamado clásico tardío que corresponde al ocaso de los grandes imperios mesoamericanos como Teotihuacán, Monte Albán, Palenque y Tikal, se considera haber sido un importante centro de convocatoria de artistas, astrónomos y estudiosos de la época.

4.      Zona Arqueológica de Paquimé, Casas Grandes, Chihuahua (Patrimonio cultural 1998)

Al noroeste de la ciudad de Chihuahua, a cinco kilómetros de la ciudad de Nuevo Casas Grandes y a apenas medio kilómetro del poblado de Casas Grandes, se encuentra la zona arqueológica de Paquimé, cuyas construcciones de adobe cuentan la historia del desarrollo de los pueblos de la región. El inconmensurable desierto ha sido inspiración de los creadores de miles de vasijas decoradas que retratan cuerpos, rostros humanos, animales y plantas y que hoy se recrea en el movimiento artístico de la cerámica de Mata Ortiz.

5.      Camino Real de Tierra Adentro (Patrimonio cultural 2010)

La ruta comercial por la que se transportaba la plata extraída de las minas de Zacatecas, Guanajuato y San Luis Potosí, además del mercurio traído de Europa, va desde la Ciudad de México hasta la ciudad de Santa Fe, Nuevo México en Estados Unidos. Durante más de dos mil quinientos kilómetros, la ruta presenta innumerables muestras de tecnología, artes monumentales, planificación urbana y diseño de paisajístico que despliega la capacidad de los importancia de los intercambios comerciales y culturales que aún pasean por los caminos de México.

6.      Campus central de la Universidad nacional Autónoma de México, Ciudad de México (Patrimonio cultural 2007)

En la zona sur de la Ciudad de México se encuentra la llamada Ciudad Universitaria que despliega un conjunto monumental de edificios, instalaciones deportivas y espacios abiertos considerados referencias de las tradiciones locales y reflejan el pasado prehispánico de México desde la perspectiva de los constructores y artistas de mediados del siglo XX, que ha llegado a ser uno de los símbolos más importantes de la modernidad mestiza en América Latina.

7.      Primeros Conventos del Siglo XVI en las faldas del Popocatépetl, Morelos y Puebla  (Patrimonio cultural 1994)

En las laderas del mítico volcán Popocatépetl, al sudeste de la ciudad de México, se encuentran catorce monasterios que festejan el modelo arquitectónico de los misioneros franciscanos, dominicos y agustinos, quienes llegaron a estos lares en el siglo XVI para evangelizar a las poblaciones indígenas. Todos ellos cuentan con grandes atrios, capillas abiertas, capillas pozas y elementos diferenciadores como torres, patios y edificios auxiliares que sirvieron como templos, hospitales, escuelas, almacenes que adornan orgullosos las ciudades que hoy habitan.

8. Ciudad Prehispánica de El Tajin, Veracruz (Patrimonio cultural 1992)

Cerca de la ciudad de Papantla al norte del Puerto de Veracruz y la ciudad de Xalapa se encuentra la zona arqueológica de El Tajín, capital del imperio Totonaca, que llegó a ser una ciudades más importantes de Mesoamérica después de la caída de Teotihuacán. Los elaborados relieves en sus columnas, los frisos que adornan la ciudad, los juegos de pelota y los edificios ceremoniales relacionados con fenómenos astrológicos están envueltos en una exuberante naturaleza que invita a la reflexión.

9.      Misiones Franciscanas de la Sierra Gorda de Querétaro, Querétro (Patrimonio cultural 2003)

La Sierra Gorda ubicada al noreste de Querétaro es una reserva de biósfera que cuenta con hermosos paisajes en que se identifica una gran diversidad de flora y fauna. Es hogar de las hermosas iglesias y misiones franciscanas que fueron edificadas a mediados del siglo XVIII, que son ejemplo del trabajo conjunto de los indios y misioneros que aportaron su talento para crear la rica ornamentación de las fachadas, que son representan una de las mejores muestras del barroco popular mexicano.

10.  Centro Histórico de la Ciudad de México y Xochimilco, Ciudad de México (Patrimonio cultural 1987)

La ciudad de México es una de las más grandes, pobladas y espectaculares ciudades del mundo, en la que aún se encuentran vestigios de los antiguos templos aztecas, hermosos edificios virreinales y muestras de las diversas culturas que han influido en el devenir del desarrollo del país. Al sur, Xochimilco conserva las redes de canales e islas artificiales o chinampas, que fueron construidas para cultivar y proveer alimentos y flores a partir de técnicas que actualmente provocan el asombro de estudiosos y visitantes.

11.  Centro Histórico de Morelia, Michoacán (Patrimonio cultural 1991)

La planificación urbanística de Morelia, que se fundó en el siglo XVI fusiona conceptos del renacimiento europeo y las culturas mesoamericanas que se manifiestan en su magnífica arquitectura que aprovecha la cantera rosa de la región que se utiliza en una gran diversidad de estilos arquitectónicos que integran elementos renacentistas, barrocos, neoclásicos y mesoamericanos. El magnífico entorno de calles empedradas y plazas arboladas se complementa con las demostraciones artísticas, artesanales y gastronómicas que han permitido que la ciudad sea el destino sin playa más visitado de México.

12.  Centro Histórico de Oaxaca y Zona arqueológica de Monte Albán, Oaxaca (Patrimonio cultural 1987)

Enclavada en un fértil valle de la Sierra Madre del Sur, la ciudad de Oaxaca se distingue por su trazo urbanístico, sus sólidas construcciones de cantera verde y su intensa vida cultural, artística y artesanal. Las coloridas fiestas que se llevan a cabo regularmente se han convertido en encuentros culturales de personas que llegan a compartir las tradiciones locales de cerca y de lejos.  A 10 kilómetros de la ciudad se encuentra la zona arqueológica de Monte Albán, que fue habitado por olmecas, zapotecas y mixtecas, dominó la región de los Valles Centrales y mantuvo fuertes vínculos con los pueblos mesoamericanos.

13.  Centro Histórico de Puebla, Puebla (Patrimonio cultural 1987)

Al pie del volcán Popocatepetl, a cien kilómetros kilómetros de la ciudad de México, la ciudad de Puebla es un mosaico de piedra, ladrillos y azulejos que se combinan en los más de dos mil seiscientos monumentos civiles y religiosos que reflejan la fusión cultural del país. El barrio barroco se considera único en su género es reconocido por la forma en que expresa la mezcla de conceptos artísticos y la gastronomía poblana, resultado del mestizaje a fuego lento convocan a visitantes de todo el mundo para paladear el resultado de una historia creativa capaz de seducir todos los sentidos.

14.  Centro Histórico de Zacatecas, Zacatecas (Patrimonio cultural 1993)

Instalada en una escarpada ladera para estar cerca de uno de los más amplios filones de plata que alimentaron las minas de la región, Zacatecas fue habitándose entre calles irregulares que parecen no tener una traza planeada, pues se adaptan a las condiciones topográficas de su entorno en los bordes del arroyo y cerca de las minas. Los ricos y elegantes edificios religiosos y civiles que se levantan en el corazón de la ciudad alrededor de parques y jardines reflejan el sol de la tarde y la bonanza histórica que un día la llevó a ser considerada la segunda ciudad más importante de la Nueva España.

15.  Ciudad Histórica Fortificada de Campeche, Campeche (Patrimonio cultural 1999)

En la costa del Golfo de México, al oriente en la península de Yucatán, se levanta la ciudad amurallada de San Francisco de Campeche. Si algún día fue asediada por piratas por ser un puerto estratégico para el intercambio comercial, hoy es una hermosa ciudad que se precia de la tranquilidad de sus calles, su clima cálido, su malecón acariciado por la brisa venida del mar, su extraordinaria gastronomía y sus museos. A menos de una hora de recorrido se encuentra la zona arqueológica de Edzná, cuyo avanzado sistema de obras hidráulicas conducía las corrientes de agua para irrigar los campos del valle en el que se diseñaron las hermosas cresterías y mascarones que adornaron los monumentales edificios de la ciudad.

16.  Zona de Monumentos Históricos de Querétaro, Querétaro (Patrimonio cultural 1996)

A solo dos horas la ciudad de México, se encuentra la antigua y contemporánea ciudad de Santiago de Querétaro, reconocida como el espacio en que se detonó el movimiento independentista y por haber sido el hogar multicultural de otomis, tarascos, chichimecas y españoles que compartieron pacíficamente las bondades del entorno, alrededor del núcleo indígena de calles serpenteantes y los barrios geométricos de estilo español que se alimentaban de agua fresca a través del monumental acueducto que aún adorna la ciudad.

17.  Zona de monumentos históricos de Tlacotalpan, Veracruz (Patrimonio cultural 1998)

Al sureste del estado de Veracruz, en los límites de la cuenca del caudaloso río Papaloapan, casi frente a su afluente San Juan, la sonriente ciudad de Tlacotalpan también conocida como la perla del Papaloapan, despliega sus anchas calles bordeadas de casas de colores adornadas con columnatas de diferentes estilos y sombreadas por árboles de gran tamaño. Su tradición musical le da armonía a sus tradiciones culturales, sus parques y su malecón, desde donde se admira el espectacular paisaje rivereño.

18.  Ciudad Histórica de Guanajuato y Minas Adyacentes, Guanajuato (Patrimonio cultural 1988)

La ciudad de Guanajuato fundada desde el siglo XV, se convirtió en el primer centro mundial de extracción de la plata del país y ha sido sede de numerosos acontecimientos históricos del país. Conformada por un andamiaje de túneles y callecitas rodeadas de hermosos edificios barrocos y neoclásicos construidos en función del usufructo de las minas de oro y plata que se generaron en los alrededores. Las tradicionales callejoneadas lideradas por las emblemáticas estudiantinas vestidas de gala dan vida a los paseos que se agrupan en las esquinas adornadas con bustos y ornamentos que se convierten en leyendas cada noche.

19.  Hospicio Cabañas, Guadalajara, Jalisco (Patrimonio cultural 1997)

En el centro de la dinámica ciudad de Guadalajara, la segunda metrópolis más poblada del país, se encuentra el Hospicio Cabañas que proyectó el arquitecto Manual Tolsá para ofrecer asilo a los desamparados. El complejo es un ejemplo de funcionalidad creativa, que permitió atender a quienes se albergaban en el complejo de manera oportuna y cómoda hasta que se convirtió en cuartel militar. Los espacios abiertos que armonizan con los edificios siguiendo el estilo neoclásico y la capilla decorada por los soberbios frescos del muralista José Clemente Orosco, son reconocidos como una obra maestra que actualmente funciona como sede del Instituto Cultural Cabañas y convoca notables exposiciones artísticas.

20.  Casa Estudio Luis Barragán, Ciudad de México (2004)

En el barrio de Tacubaya al sur de la ciudad de México, donde se desarrolla una intensa vida cultural, se encuentra la Casa Estudio Luis Barragán en la que se sintetizan elementos tradicionales y vernáculos autóctonos con las corrientes modernas que el arquitecto interiorizó durante sus viajes por el mundo. Su estilo ha sido calificado como libre y orgánico, como un caso singular en la historia de la arquitectura moderna del país y el mundo.

21.  Ciudad Prehispánica y Parque Nacional de Palenque, Chiapas (Patrimonio cultural 1987)

Inmersa en la selva que conforma el parque nacional de Palenque, en que habitan cientos de aves, mamíferos, reptiles y flores tropicales, está sembrada uno de los conjuntos arquitectónicos más imponentes de la región maya. La ciudad-estado de Palenque tuvo una gran influencia en toda la cuenca del Usumacinta tanto en lo político como en lo cultural. La calidad artística y la estructura de sus edificios, sus relieves, sus bóvedas, sus acueductos, sus estelas, sus plazas y sus conexiones rodeados de naturaleza vibrante hacen de este sitio un deleite para todos los sentidos.

22.  Ciudad Prehispánica de Chichen Itzá, Yucatán (Patrimonio cultural 1988)

Estratégicamente situada entre Cancún y Mérida, la ciudad prehispánica de Chichén Itzá en la que quedaron plasmadas en piedra las concepciones artísticas, los conocimientos matemáticos y las nociones ceremoniales de los pueblos mayas y toltecas. La monumentalidad de los edificios, su alineación con los astros y los juegos de luz y sombras que se perciben en el centro ceremonial, así como las leyendas que relatan los rituales antiguos la han colocado entre las siete nuevas maravillas del mundo.

23.  Ciudad Prehispánica de Teotihuacán, Estado de México (Patrimonio cultural 1987)

A solo cincuenta kilómetros de la ciudad de México se encuentra Teotihuacán, la ciudad en que los hombres se convierten en dioses. La influencia de esta imponente ciudad se reconoce en prácticamente todas las civilizaciones del periodo clásico de Mesoamérica y los arqueólogos siguen descubriendo el desarrollo creativo, la cosmovisión y la estructura del crecimiento urbano que se trazó en torno a la calzada de los muertos que comunica a las pirámides de la luna y del sol.

24.  Ciudad Prehispánica de Uxmal, Yucatán (Patrimonio cultural 1996)

A menos de una hora de la ciudad de Mérida, la poesía de Uxmal plasmada en piedra, que se vincula con los conocimientos astronómicos de los mayas es una alhaja que da brillo al estilo de la Ruta Puuc. Sus impecables construcciones colocadas alrededor de los patios cuadrangulares se reconocen por su rica ornamentación y su perfecta geometría. Los mascarones de Chaac, el dios de la lluvia que invocan a los rayos de las tormentas en sus grandes narices y las serpientes emplumadas dan movimiento a las leyendas mil veces contadas por propios y extraños.

25.  Cuevas prehistóricas de Yagul y Mitla, Oaxaca (Patrimonio cultural 2010)

A menos de cuarenta kilómetros de la ciudad de Oaxaca, en el Valle de Tlacolula, se encuentran una serie de cuevas y refugios prehistóricos entre las que destacan las de Yagul y Mitla. Ahí, los rastros de semillas de chile, calabaza y espigas de maíz domesticado dan testimonio del establecimiento de los primeros agricultores que vivieron una vida sedentaria en el continente americano poco antes del fin de la Edad de Hielo hace unos doce mil años. Los vestigios del arte rupestre y los utensilios diseñados por los antiguos habitantes de la región siguen siendo estudiados para el desarrollo de las civilizaciones mesoamericanas y su vinculación con la naturaleza.

26.  Ciudad Protectora de San Miguel y Santuario de Jesús Nazareno de Atotonilco, Guanajuato (Patrimonio cultural 2008)

A menos de cien kilómetros de la ciudad de Guanajuato se encuentra San Miguel de Allende, que incorpora una de las muestras más representativas del estilo barroco mexicano, que refleja en su arquitectura y tradiciones el intenso intercambio cultural de los europeos e indígenas que habitaron la región desde el siglo XVI.  A 14 kilómetros, está el santuario de Jesús Nazareno de Atotonilco, que comprende una nave principal, siete capillas anexas, la sacristía y seis camarines casi completamente cubiertos por murales, esculturas, inscripciones y pinturas que cuentan historias bíblicas con evidente influencia de la cosmogonía indígena. Ambos lugares son espacios de gozo estético y simbólico para todos aquellos que se acercan a sus solemne legado.

27.  Pinturas Rupestres de la Sierra de San Francisco (Patrimonio cultural 1993)

A 80 kilómetros de San Ignacio Baja California, dentro de la reserva de El Vizcaíno, la Sierra de San Francisco alberga uno de los conjuntos de arte rupestre más bien conservados del mundo gracias a la sequedad del clima y su difícil acceso. Las paredes de piedra se engalanan con dibujos de seres humanos y diferentes especies animales con quienes convivieron los habitantes desde el siglo I a.C. La UNESCO considera estos vestigios pictóricos como exponentes de una cultura sumamente refinada por su composición, dimensiones, precisión de trazos, variedad de colores y la abundancia de una tradición artística única en su género.

Sitios Patrimonio de la Humanidad – Mixto

Los sitios considerados patrimonio de la humanidad mixto combinan elementos culturales y naturales de gran relevancia para los habitantes del planeta y son especialmente relevantes para visitarlos.

28.  Antigua Ciudad Maya de Calakmul, Campeche (Patrimonio mixto 2002)

Al sur de la Península de Yucatán, en el estado de Campeche, inmersa en la selva tropical que constituye la reserva de biósfera de más de setecientas mil hectáreas protegidas, se ubica la ciudad maya de Calakmul. Con más de seis mil estructuras cuidadosamente trazadas, la antigua capital del reino de Kaan ofrecen una mirada a la forma de vida de los mayas, sus alianzas, sus conflictos, sus rituales y sus creencias. La configuración del territorio y la comunicación de los cinco grandes complejos organizados alrededor de la Gran Plaza, manifiestan la vinculación de un espacio sagrado que refleja tanto el intenso conocimiento de los astros por parte de los antiguos constructores, como la majestuosidad de las actividades políticas y religiosas que se desarrollaron en el sitio.

29.  Valle de Tehuacán-Cuicatlán, Puebla (Patrimonio mixto 2002)

El Valle de Tehuacán-Cuicatlán ha sido considerado como la zona semiárida con mayor diversidad biológica de América del Norte. Es uno de bosques de cactáceas columnares más densos y con mayor diversificación de los cactus del mundo y conforma un paisaje único conformado también por magueyes, yucas y encinas. En este magnífico hábitat se encuentran vestigios arqueológicos que reflejan la domesticación de vegetales además de algunas de las construcciones más antiguas del continente para la gestión del agua como pozos, canales, acueductos y presas que permitieron la sedentarización de los pueblos de la región.

Sitios Patrimonio de la Humanidad – Natural

30.  Archipiélago de Revillagigedo, Colima (Patrimonio natural 2016)

Las cuatro islas que conforman el archipiélago de Revillagigedo cerca de las costas de Colima, al oeste de la ciudad de Manzanillo, son las cumbres de volcanes que emergen de la cadena montañosa submarina en que habitan diversas especies endémicas de flora y fauna.

El archipiélago alberga una notable concentración de especies pelágicas de gran tamaño como mantas gigantes, delfines, tiburones y distintos cetáceos. El archipiélago forma parte de un arco de islas protegidas de enorme importancia biótica que comienza en las Galápagos, pasa por la isla colombiana de Malpelo y por Isla del Coco de Costa Rica.

31.  Reserva de biosfera El Pinacate y Gran Desierto de Altar, Sonora (Patrimonio natural 2013)

El impresionante paisaje con los volcanes dormidos y ríos de lava negra y roja de El Pinacate y las dunas de arena cambiantes del desierto Gran Altar, integran diez cráteres circulares, enormes y profundos entre las dunas doradas que sustentan a una gran cantidad de mamíferos, aves, reptiles y anfibios.  Los que ecosistemas que integran la reserva albergan más de mil especies de flora y fauna, lo que lo califican como el desierto más biodiverso del mundo y un espacio excepcional para la conocer y estudiar la naturaleza del desierto.

32.  Islas y Áreas Protegidas del Golfo de California, Baja California, Baja California Sur, Sonora, Sinaloa y Nayarit (Patrimonio natural 2007)

Las doscientas cuarenta y cuatro islas, islotes y zonas litorales del Golfo de California o Mar de Cortés en el noroeste de México son un laboratorio natural para la vida y el estudio de los procesos de evolución oceánicos y costeros. Se calcula que en la región habitan más de ocho mil especies de animales. La excepcional belleza de los paisajes que fusionan luminosidad del desierto y el color turquesa de las aguas que hacen resaltar los acantilados escarpados de las islas y las playas de arena. La región alberga más de la tercera parte de las especies de mamíferos marinos y cetáceos del mundo además de una extraordinaria diversidad de organismos microscópicos que inspiraron al oceanógrafo Jacques-Uves Cousteau a llamarle al folfo el acuario del mundo.

33.  Reserva de la Biosfera de la Mariposa Monarca, Michoacán y Estado de México (Patrimonio natural 2008)

A cien quilómetros de la Ciudad de México, surgen las montañas que albergan a los millones de mariposas monarca, que migran desde América del Norte cada año para anidar en los bosques de árboles de oyamel, pino y cedro. La migración de las monarcas que pesan apenas un medio gramo, es un fenómeno complejo que se considera una de las migraciones de insectos más largas y numerosas en el mundo.  A diferencia de otros procesos migratorios como los de aves, tortugas o ballenas, no son las mismas mariposas quienes regresan a hibernar, sino sus descendientes de cuatro generaciones. Esta herencia territorial sigue siendo estudiada por científicos de todo el mundo.

34.  Sian Ka’an, Quintana Roo (Patrimonio natural 1987)

En la costa oriental de la península de Yucatán, al sur de la ciudad de Cancún, se extiende la reserva de Sian Ka´an, cuyo nombre significa el lugar donde comienza el cielo. La reserva se extiende a lo largo de ciento veinte kilómetros de norte a sur, ocupa aproximadamente seiscientos cincuenta mil hectáreas, e integra bosques tropicales, manglares, cenotes, playas, dunas, islas y arrecifes de coral. Cada una de las zonas de la reserva constituye diferentes ecosistemas, por lo que albergan distintos tipos de flora y fauna. En los petenes se concentran masas de árboles que llegan a medir hasta treinta metros de altura que crecen entre la hierba de los pantanos. Además se han identificado más de veinte yacimientos arqueológicos en la reserva, que se consideran importantes puntos comerciales o habitacionales de los mayas de la zona.

35.  Santuario de Ballenas de El Vizcaíno, Baja California Sur (Patrimonio natural 1993)

En la parte central de la península de Baja California, en el municipio de Mulegé se encuentran las lagunas costeras de Ojo de Liebre y San Ignacio, que son espacios privilegiados para la hibernación y reproducción de ballenas grises, becerros marinos, leones marinos californianos, elefantes marinos y ballenas azules. La reserva de más de dos millones de hectáreas es también hogar de tortugas marinas y animales terrestres de vida nocturna como coyotes, gatos monteses, liebres y borregos, pues alberga diferentes ecosistemas desde uno de los desiertos más áridos del mundo, hasta manglares, lagunas, bosques de encino y mezquitales.

Fuentes: https://whc.unesco.org/es/list/ y wikipedia

¿Cuántos sitios patrimonio de la humanidad en México conoces? Comenta en el cuadro abajo.