Colima

____

El pequeño del mar con los gigantes que tocan el cielo

Aunque el estado de Colima es pequeño, su rica cultura y abundante diversidad lo hacen un enorme tesoro. En su territorio la Sierra Madre del Sur besa el Pacífico, y de su unión nacen miles de maravillas. Peñascos de roca gris cubierta de hierbas se internan en el mar formando bahías en donde, en temporada, miles de pequeñas tortugas buscan el camino hacia las olas después de emerger de sus huevos.

Por la tarde el sol desciende hacia el horizonte, en el que se pueden ver las siluetas de las islas de Revillagigedo, con sus volcanes recortados contra el cielo pintado de rojo por el ocaso. Colonias de aves exóticas invaden el archipiélago cuando vuelven a sus nidos después de un día de pesca en los manglares que crecen en el continente.

Hacia el oriente, más allá de las playas de arena impregnada sal, el paisaje es dominado por montañas y colinas cubiertas por huertos de arándano, tamarindo, limón y mango, sobre los que vuelan los pájaros atraídos por el dulce aroma de las frutas. El terreno se riega con el agua de lagos y lagunas alimentadas por los arroyos que vienen de las zonas boscosas, en lo alto de los cerros.

Al norte el  Nevado de Colima se alza junto al Volcán de Fuego, custodiando el amplio valle donde vivieron aquellos quienes originaron nuestros pueblos, los descendientes de Colimán y otros grandes reyes que gobernaron estas tierras antes de la conquista. De vez en cuando el Xiutecutlipétl, como lo conocían nuestros ancestros, aún lanza incandescentes llamaradas, a las que debe su nombre.

¿Verdad que suena increíble? Ven a descubrir Colima, un tesoro milenario.

Lugares turísticos de Colima

Próximamente…

Créditos

Textos: Mariana Viramontes
Imagen de portada victor_venegash en Pixabay