Baja California

____

Hace cientos de años nuestros ancestros ya caminaban por este lugar de naturaleza cambiante e imponente belleza, atravesado por la sierra y bordeado por el mar. Ven y enamórate del territorio de los kumiai y los cucuapá, de los pai pai, los cahila y los akula, las nobles tribus de quien heredamos la sangre y la tierra.

Los vientos provenientes del Pacífico y las corrientes del mar refrescan las hermosas costas de Baja California, y por su agradable clima, año con año en sus playas se reúnen miles de deportistas, científicos, curiosos y paseantes. Además, gracias a que su agua es templada y su flora abundante, son refugio de ballenas, lobos marinos, mantarrayas y muchas otras especies.

Tierra adentro el desierto cautiva sin remedio a los visitantes, hipnotizándolos con sus arroyos cristalinos que corren a través grietas cortadas en los cerros y peñascos rocosos. La abundancia de minerales del suelo pinta el escenario con ocres y dorados que brillan con los rayos del sol, y contrastan con los manchones de verde provocados por arbustos, matorrales y cactos.

Por la noche, cuando reina la oscuridad, se escucha el canto de los dioses antiguos en voz de la zorra del desierto y del coyote, llenando el aire de misterio.

Algunas de las montañas más altas de la sierra son coronadas por espesos bosques de coníferas, aromáticos oasis de árboles altos rodeados por la aridez del desierto, creando un espectáculo abrumador. Más abajo, donde los ríos que bajan de los cerros se juntan con la neblina que traen los vientos de la costa, se extienden valles coloridos de tierra fértil, en donde crecen las uvas que dan vida a los mejores vinos de México.